jueves, 25 de octubre de 2012

RECUERDOS: Capitulo 15: Mi casamiento con Eva

Pase muchos años de mi vida soñando el momento en el que le pediría a Eva que nos casemos. Un día me desperté y decidí que no podía pasar ni un minuto más sin que esa desgraciada fuese mi esposa. Ya estaba lo suficientemente maduro como para no seguir evadiendo la responsabilidad, había dejado el alcohol, las drogas, mi adicción al juego, los dibujitos, la pornografía  y como si todo esto fuera poco trabajaba casi todos los días. Era un completo infeliz, y consciente de ello era el momento ideal para casarme, ¿sino a quien iba a echarle toda la culpa? La cité en el bar de siempre, "pago yo ésta vez", le aclaré. Llegué temprano, no aguantaba la ansiedad. Pedí un vaso con agua, tenía la boca seca. Pasaban los minutos y no venía, el tic-tac del reloj parecía sonar cada vez mas fuerte. De repente... me agarró una descompostura fatal, fui corriendo al baño y estuve unos 45 minutos. Salí esperando verla, pero no estaba. "Se habrá ido" pensé. La llamé por teléfono, no me atendió, la volví a llamar, se había olvidado de venir. No aguantaba más, y al borde de otra descompostura, decidí proponerle matrimonio en ese preciso instante, "Eva, ¿te queres casar conmigo?" le dije. Se empezó a reír, creo que rió unos 5 minutos seguidos, yo permanecía en silencio, luego vendría el sí. "¿Vos estás loco?" me dijo apenas pudo reponerse, y siguió "¿te estás drogando?". "No, ojalá, pero no" le dije. Entonces preguntó "¿y que es lo que te impulsa a pedirme que nos casemos?". "No se" respondí dubitativo "pensé que por ahí era una buena excusa para comprarme un smoking". Y me cortó. Menos mal que no vino, después me di cuenta no tenía un peso en la billetera y me estaba agarrando la descompostura otra vez.

2 comentarios:

Rossi dijo...

Deja con ganas de más :(

Lify Douglas Pain dijo...

=) Gracias por el comentario!!!